Información General

El Fondo de Pasivo Social de Ferrocarriles Nacionales de Colombia, es un establecimiento público vinculado al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social que fue creado por el Estado para asumir las consecuencias laborales de un siglo de operación ferroviaria Nacional. 

Tal vez, la normalidad de su accionar en procura del cumplimiento de sus objetivos principalísimos, no lo haya colocado en lugar de protagonismo que no concordaría con sus condiciones de discreción, desempeño austero y silencioso, donde sólo importa el cumplimiento de su misión, llenando de satisfacción a los destinatarios de sus servicios, que inicialmente fueron los exempleados de esa gran empresa estatal que marcó el desarrollo del país, pero además ha cumplido con Colombia, porque ha sabido administrar los recursos públicos con honestidad y transparencia, ganándose la confianza de varios gobiernos que le han entregado nuevas obligaciones y no precisamente, de aquellas sencillas, si no de las que requieren delicada labor. 

Así fue como asumió la administración de los servicios asistenciales que se prestan a los pensionados de la empresa Puertos de Colombia y sus familias, que hoy puede presentarse como ejemplo de pulcritud, calidad, responsabilidad y disciplina de los usuarios.

Adicionalmente, el Fondo ha desarrollado mecanismos de control para los programas de Ferrocarriles Nacionales y Puertos de Colombia, que involucran directamente a los usuarios del servicio, desarrollando un verdadero programa de participación ciudadana, pues nuestros afiliados integran los Comités de Veeduría en cada punto de atención y además hacen parte de los Comités de Evaluación locales, regionales y nacionales, siendo esta entidad la única en el país que de esta manera tiene permanente control y evaluación por parte de los pensionados, que han permitido los magníficos resultados que se conocen.

Igualmente, el Fondo ha administrado con delicadeza los bienes recibidos de la liquidación de los Ferrocarriles Nacionales, atendiendo para tal fin las políticas nacionales de transporte férreo, en cuanto tiene que ver con el equipo del cual es propietario, sin que al respecto se haya presentado nunca un juicio de reproche .

En materia de seguridad, hemos extremado todos los controles posibles para evitar que la entidad sea permeable a los fenómenos de corrupción que tanto daño hacen a la administración y hemos tenido en cuenta la elaboración del Mapa de Riesgos de la institución.
No es extraño que el Fondo pueda presentar los resultados que ha mostrado en todos los órdenes, porque es una entidad en la que se ha practicado un adecuado manejo de personal, ausente de intereses distintos a la idoneidad de los funcionarios a cuya estabilidad se debe en gran medida el éxito institucional alcanzado, pues se ha aprovechado al máximo la experiencia, la memoria institucional y la continuidad de acciones, fundadas en el compromiso, la cultura de servicio, el conocimiento y un indeclinable propósito de servir.

Su organización administrativa ha sido la requerida y se ha modernizado permanentemente con criterio técnico para mantenerlo a la altura de sus responsabilidades. Tecnológicamente no se ha ahorrado ningún esfuerzo para dotarlo de equipos y programas que hacen de él una de las entidades públicas más sistematizadas en todas sus áreas, lo cual no sólo representa un valioso patrimonio del Estado, sino que lo ubica como una de las pocas instituciones capaces de asumir nuevos compromisos dentro de la organización del Estado, en la que se requiere de su experiencia y especialización en la administración de prestaciones originadas en regímenes especiales.

No es pues la entidad que se ha limitado exclusivamente al fin que le dio vida jurídica, sino que con el tiempo ha asumido y está en capacidad de asumir nuevos retos, con la seguridad de poder cumplir bien con unos costos administrativos extremadamente bajos. No creemos que exista otro ente público que pueda cumplir funciones análogas con los costos que históricamente ha manejado el Fondo sin superar el 1.42% de sus presupuestos.

Los pensionados de Ferrocarriles Nacionales que son la razón de ser de esta entidad y posteriormente los pensionados de Puertos de Colombia, han consolidado una verdadera familia con el mayor sentido de permanencia y con una participación constante en todas las actividades administrativas del Fondo, lo cual los hace merecedores al máximo reconocimiento, pues sin su apoyo habría sido imposible alcanzar las metas que hemos logrado. Su actitud comprometerá siempre nuestro afecto y nuestro reconocimiento.